SER logo

Búsqueda en SER
Terapia Vojta
Kinesiología
Las alteraciones de la postura y del aparato locomotor, sobre todo las causadas por alteraciones cerebrales, requieren un tratamiento muy complejo, que a veces puede durar meses o años, y que debe iniciarese lo más precozmente posible.

La terapia Vojta, es una forma moderna de fisioterapia de la que no se puede prescindir hoy en día en rehabilitación infantil, y es de gran utilidad en pediatria, ortopedia infantil o neuropediatría. El neurólogo Václav Vojta desarrolló las bases de la terapia, el Principio VOJTA, entre 1950 y 1970.

Buscando un tratamiento para niños con parálisis cerebral, descubrió que era posible desencadenar unas reacciones motoras repetidas (patrones de locomoción refleja) en el tronco y en las extremidades, a partir de unos estímulos definidos y desde unas determinadas posturas.

Comprobó que estos patrones motores tienen las características de una verdadera locomoción y, al poderlos provovar regularmente en recién nacidos sanos, pensó que debía tratarse de patrones motores innatos.

Dedujo que lo que occure en la parálisis cerebral es un bloqueo funcional del desarrollo motor. A partir de ello, Vojta desarrolló una sistemática para el diagnóstico precoz de las alteraciones motoras y posturales de los lactantes, y una forma de tratamiento global de esas alteraciones, tanto para lactantes y niños como también para adultos.

CUANTO ANTES, MEJOR .

La terapia Vojta se puede aplicar en cualquier edad, aunque con objetivos diferentes:

  • En los lactantes, el sistema nervioso central es extremadamente maleable. Algunas vías nerviosas están solo funcionalmente bloqueadas, pero son accesibles. Todavía no se han establecido los movimientos anormales (los patrones sustitutorios), los cuales aparecen como consecuencia del intento repetido del lactante de contactar con el entorno, de enderezarse o desplazarse de forma patológica.

  • En los niños pequeños, en los de edad escolar o en los jóvenes, la terapia Vojta puede mejorar su proceso de maduración y crecimiento.

  • En los adultos, el poder activar con la terapia los antiguos patrones motores sanos tiene el objetivo de evitar dolores y limitaciones funcionales, o de mejorar la fuerza.

MÚLTIPLES APLICACIONES.

La terapia Vojta puede aplicarse como tratamiento fisioterápico de base en cualquier alteración motora y en muchas enfermedades, por ejemplo:

  • En las alteraciones de la coordinación central en lactantes.

  • En las alteraciones motoras secundarias a lesiones cerebrales (parálisis cerebral)

  • En las parálisis periféricas (espina bífida, paresias de plexo, u otras).

  • En diferentes enfermedades musculares.

  • En enfermedades o limitaciones funcionales de la columna, por ejemplo, en escoliosis.

  • En lesiones ortopédicas de hombros y brazos, de la cadera y de las piernas - sobre todo en el crecimiento.

  • Como tratamiento coadyuvante en alteraciones de la cadera (displasia o luxación).

  • En problema de respiración, deglución y masticación.

La terapia Vojta no debe aplicarse en:

  • infecciones agudas o en inflamaciones

  • algunas enfermedades especiales, por ejemplo, los huesos de cristal

  • determinadas enfermedades cardiacas o musculares

  • durante el embarazo

Kinesiología
LOS PADRES COMO COTERAPEUTAS.

Lo mismo que en otras terapias, la terapia Vojta exige una colaboración considerable de los padres o personas responsables del paciente. Es importante que tanto el médico como el terapeuta Vojta estén disponibles para resolver cualquier duda sobre la terapia, o aclarar las dificultades de cualquier orden que aparezcan al aplicarla. A muchas personas les ayuda también el intercambio con otros padres, por ejemplo, en grupos de autoayuda.

UNA TERAPIA CONVINCENTE.

Aplicada desde hace 50 años, la locomoción refleja de Vojta se ha mostrado eficaz en el tratamiento de lactantes, niños y jóvenes con alteraciones motoras, y especialmente en las alteraciones del desarrollo o en las lesiones cerebrales o del aparato locomotor. Sus ventajas y singularidad pueden resumirse como sigue:

La terapia Vojta es global. Actúa sobre las conexiones nerviosas de todo el cuerpo, desde la musculatura esquelética hasta los órganos internos, y desde los niveles de control más sencillos del SNC hasta las funciones cerebrales más complejas.

La terapia Vojta utiliza el "movimiento natural". En vez de entrenar las actividades de la vida cotidiana, se activan las capacidades innatas, naturales, del paciente.

La terapia Vojta está investigada científicamente y comprobada. Los movimientos de locomoción refleja observados por Vojta han sido investigados y sus resultados terapeúticos han podido comprobarse. (Su demostración según las actuales reglas científicas es todavía parcial e insuficiente). La terapia Vojta ha demostrado su eficacia en muchos pacientes, tanto en niños como en adultos, en todo el mundo.

La terapia Vojta se adapta al niño. Fuera de las sesiones de terapia Vojta, los padres no necesitan estar supervisando y corrigiendo constantemente el movimiento del niño, de modo que éste puede moverse y comportarse de forma totalmente libre.

La terapia Vojta como base para otras terapias. El control de la postura y del movimiento que se activa con la terapia Vojta es una de las condiciones más importantes para cualquier comunicación espontánea. Puede, por ello, constituir la base para que el niño consiga la concentración que necesita cumplir las exigencias de otras intervenciones terapeúticas, tales como pedagogía, logopedia o terapia ocupacional.

La terapia Vojta tiene efecto duradero. Dependiendo del tipo de enfermedad, es posible mantener a lo largo de todo el día el nivel de movilidad alcanzado aplicando solo algunas, y cortas, sesiones de tratamiento para "facilitar" las funciones motoras y posturales del SNC. Con ello se consigue que el niño pueda desarrollar su independencia y autonomía con respecto al adulto.

La terapia Vojta requiere una formación especializada. Los terapeutas Vojta son aquellos que han realizado una formación especializada siguiendo los estándares y directrices de la Sociedad Vojta Internacional, y han recibido el diploma que les acredita como tales. La derivación al terapeuta Vojta debe realizarla el médico rehabilitador responsable del paciente.

La terapia Vojta es económica. La terapia Vojta es aplicada fundamentalmente por los padres en casa, aunque con la dirección y supervisión periódica del terapeuta Vojta, por lo que resulta más económica.

MÁS SEGURIDAD EMOCIONAL.

Mediante la terapia Vojta se mejora la coordinación motora para la prensión, el enderezamiento, la marcha y el lenguaje. Con ello el niño puede expresar mejor sus deseos y necesidades y realizarlo espontáneamente. Los pacientes se sienten así menos frustrados y se muestran más equilibrados y contentos.

Los niños más mayores comentan que después de la terapia Vojta se sienten más "ligeros" para moverse. Esta sensación positiva redunda en mejores posibilidades de comunicación. El contacto corporal y la seguridad transmitida por los padres durante la terapia refuerzan también la relación padres-hijo y provoca nuevas y más amplias experiencias del niño.

Fuente de información:

International Vojta Gesellschaft e.V.
Wellersbergstraße 60
D-57072 Siegen (Alemania)
e-mail: info@vojta.com
www.vojta.com