SER logo

Búsqueda en SER
Hemiplejía - Adultos
Hemiplejía - Adultos
"Hemiplejía del adulto"
Santiago Bramati, Ruben Alvarez, Cristina Pieri.

Licenciados en Kinesiología y miembros del equipo de SER Rehabilitación.




Definición.

Es la parálisis de un lado del cuerpo, que aparece como resultado de la lesión de las vías de conducción de impulsos nerviosos del cerebro.

Según la parte del cerebro que resulte afectada, la lesión que provoca la hemiplejia puede anular el movimiento y la sensibilidad de parte del rostro, del brazo, de la pierna, o de ambos miembros.

Con frecuencia, además de la parálisis quedan disminuidas funciones como la visión, la audición, el habla y la capacidad de razonamiento.

Afecta a personas de cualquier edad, más en hombres que mujeres.

En ocasiones la lesión produce una disminución de la capacidad de movimiento sin llegar a la parálisis. En este caso se habla de una hemiparesia.

Causas de la hemiplejia

La hemiplejía puede ser debida a:

  • Hemorragia cerebral o ACV.

  • Trombosis arterial.

  • Embolismo arterial.

  • Traumatismo.

  • Postoperatorios

  • Tumores cerebrales.

  • Infecciones.

  • Intoxicaciones.

En el caso de los bebés no puede determinarse con exactitud la causa de la lesión cerebral, ya que puede deberse a un desarrollo defectuoso, o a una lesión del cerebro que haya sucedido antes, durante o bien poco después del nacimiento.

Entre los niños mayores la lesión puede ser causada por una meningitis, convulsiones graves que dificultan la respiración, o por un traumatismo craneal grave debido a un accidente.

Diferentes estadios

Hemiplejía flácida.

En este estadio se observa una parálisis facial inferior; la afectación del facial superior siempre es de menor entidad; aunque el enfermo pueda cerrar los ojos, lo hace con menor fuerza en el lado paralizado de la cara y no puede cerrar el ojo que esta afectado de forma aislada (signo de Rvilliod).

La parálisis lingual es muy discreta si es que existe.
Los reflejos de automatismo medular van disminuyendo de intensidad a medida que el enfermo avanza en este estadio.

El enfermo va recuperando la conciencia progresivamente.

Lentamente el enfermo progresa hacia el estadio de hemiplejía espástica.

Hemiplejía espástica.

La zona lesionada del cerebro es incapaz de controlar ciertos músculos que aunque no estén dañados se tornan rígidos y pueden llegar a atrofiarse por falta de uso. De esta forma se adquiere un estado de tensión muscular característica denominada espasticidad.

Sincinesias.

En estos pacientes debido a que la función inhibidora de la vía piramidal sobre los centros motores subcorticales y medulares está anulada, se producen las sincinesias que se definen como movimientos involuntarios, que se producen cuando se realizan otros movimientos voluntarios y que acompañan a estos. Las sincinesias son siempre las mismas ante el mismo movimiento voluntario.

Afasias.

Según Déjerine la afasia es una perturbación del lenguaje, caracterizada por la pérdida de la memoria de los signos por medio de los cuales el hombre civilizado intercambia ideas con sus semejantes.

Por tanto puede decirse que el paciente afásico es aquel individuo que en un momento determinado, es incapaz de expresarse por medio de la palabra o de la escritura, o de comprender palabras o escritos sin que tuviera anteriormente dificultad alguna para la expresión o comprensión.

Apraxias.

Íntimamente relacionadas con las afasias se encuentran las apraxias. Estas se definen como la incapacidad para realizar actos motores complejos, que requieren aprendizaje previo sin que existan trastornos de la motilidad propiamente dicha o de la coordinación.

Alteraciones sensitivas.

Este tipo de alteraciones son muy variables de aparición en el enfermo hemipléjico hasta el punto de que en algunos casos no hay alteraciones sensitivas asociadas.

Las más importantes son:

  • Agnosias visuales:

  • De objetos.

  • De símbolos.

  • Agnosias auditivas:

  • Ruidos en general.

  • Símbolos-Palabras (afasia sensorial).

  • Hemianopsia: Es la pérdida de visión de una mitad del campo visual. La hemianopsia que acompaña en ocasiones a la hemiplejía es la homónima por lesión que afecta al trayecto intracefálico de las vías ópticas. (Al perder la mitad del campo visual, el enfermo tropieza con puertas u obstáculos que caen dentro del hemicampo visual afectado que, normalmente es del mismo lado que la parálisis).

  • Hemianestesia: El paciente queda incapacitado para sentir los estimulos en el lado paralizado y la percepción del apoyo, lo que dificulta enormemente la recuperación.

  • Trastornos de la imagen corporal: En ocasiones el paciente hemipléjico “olvida” su mitad del cuerpo afectada; suele darse en lesiones del hemisferio derecho.

  • Dolor talámico: El Tálamo actúa como centro de recepción y comunicación de los impulsos aferentes que le llegan por las vías sensitivas. Al tálamo pueden atribuirse la percepción de sensaciones vagas tales como placer, molestia o dolor.

    En algunas ocasiones, el paciente hemipléjico, cursa con un cuadro de dolor talámico que es un dolor de tipo central que afecta al hemicuerpo paralizado con una enorme sensibilidad a la menor irritación de la piel. Este dolor se asocia frecuentemente a otras alteraciones de la sensibilidad como las descriptas anteriormente.
Hemiplejía - Adultos
"Recuperación luego de un accidente cerebro vascular."
Cristina Pieri

Licenciada en Kinesiología y directora de SER Rehabilitación.


Un ACV es un tipo de lesión del cerebro. Los síntomas dependerán de la parte del cerebro que halla sido afectada. Las personas que sobreviven al ACV a menudo tienen debilidad en lado de su cuerpo o problemas con el movimiento, con el habla, o el pensamiento.

La mayoría de los ataques son isquémicos. Estos son causados por una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro cuando los vasos sanguíneos son bloqueados por un coagulo se tornan muy angostos para que la sangre fluya a través de ellos. Las células que están en esta área mueren por falta de oxigeno. En otros tipos de ACV, llamados hemorrágicos, los vasos sanguíneos no están bloqueados; ellos estallan, y la sangre se derrama en el cerebro, causando el daño.

Los ACV son más comunes en personas mayores. Casi la mayoría ocurre en personas de 63 años o más. Pero a cualquier edad se puede tener un ACV.

Una persona puede también tener un ataque isquémico transitorio. Este tiene los mismos síntomas que un ACV, pero solo dura unas pocas horas o un día y no causa daño permanente en el cerebro. El ataque isquémico transitorio uno es un ACV pero es un signo de atención muy importante. La persona necesite tratamiento para ayudarlo a prevenir un ACV en el futuro.

Un ataque cerebro vascular asustan tanto al paciente como a su familia. Ayuda mucho recordar que los sobrevivientes habitualmente tienen algún tipo de recuperación espontánea o de sanación natural y a menudo recuperan más con la rehabilitación.

El objetivo de este artículo es ayudar a la persona que ha tenido un ACV a adquirir la mejor recuperación posible. El objetivo es ayudar a las personas que han tenido un ACV y a sus familias a obtener lo mejor de su rehabilitación.

Este articulo usa muchas veces el término “sobreviviente de ACV” y “persona” en vez de paciente para referirse a alguien que halla tenido un ACV. Esto es por que estas personas serán pacientes por un período corto de tiempo, primero en el período agudo en el hospital y luego quizás en el programa de rehabilitación. Por el resto de sus vidas, ellos van a ser personas que han tenido un ACV. Este artículo también utiliza el término “familia” para todas aquellas personas cercanas al sobreviviente del ACV, sean o no familiares.

La rehabilitación funciona mejor cuando el sobreviviente y su familia trabajan juntos como equipo. Por esta razón tratamos de que todos puedan leer esto:

Recuperación luego del ACV.

El proceso de recuperación del ACV habitualmente incluye tratamiento, recuperación espontánea, rehabilitación, y el retorno a la vida comunitaria. Como cada sobreviviente tiene necesidades de rehabilitación complejas, el progreso y la recuperación son diferentes para cada persona en particular.


“Fase aguda”. Esto implica ayudar a la persona a sobrevivir, previniendo otro ataque, y teniendo el cuidado de cualquier otro problema médico.


Recuperación espontánea.

Ocurre de forma natural en muchas personas. Enseguida luego del ACV, algunas habilidades que se habían perdido comienzan a volver. Este proceso es más rápido durante las primeras semanas, pero a veces continúa por un período más prolongado de tiempo.

Rehabilitación.

Es otra parte del tratamiento. Ayuda a la persona a mantener las habilidades y recuperar las perdidas para tornarse más independiente. Habitualmente se inicia cuando la persona esta en el estadio agudo. Para muchos pacientes, esta continuara después o como un programa de rehabilitación o como un servicio individual de rehabilitación. La mayoría de las decisiones en la rehabilitación son tomadas por los familiares y el equipo hospitalario antes de darle el alta del cuidado intensivo.

El último estadio en la recuperación del ACV comienza cuando la persona retorna a la vida comunitaria luego del estadio agudo o la rehabilitación.

Este estado puede durar por toda la vida en la medida en que la persona y su familia aprenden a vivir con los efectos del ACV. Esto puede incluir hacer actividades comunes de forma diferente o

Resolver el daño o el límite de una parte del cuerpo con una mayor actividad de otra. Por ejemplo un sobreviviente de ACV puede usar zapatos con cierres de velcro en vez de cordones o aprender a escribir con la mano opuesta.


Como afecta el ACV a las personas. Efectos sobre el cuerpo, la mente, y los sentimientos.

Cada ataque es diferente dependiendo de la parte del cerebro lesionada, lo severa de la lesión, y el estado general de salud de la persona. Algunos de los efectos del ACV son:

  • Debilidad (hemiparesia) o parálisis (hemiplejía) de un lado del cuerpo. Esto puede afectar todo el lado o solo el brazo o la pierna. La debilidad o parálisis se da en el lado contrario de la lesión cerebral. Poe ejemplo, si el ACV lesionó el lado izquierdo del cerebro, la debilidad o parálisis se dará en el lado derecho del cuerpo.

  • Problemas con el equilibrio o la coordinación esto puede hacer difícil para la persona el sentarse, pararse, o caminar, aún si los músculos son lo suficientemente fuertes.

  • Problemas con el lenguaje (afasia o disartria) una persona con afasia puede tener problemas en entender el habla o la escritura. O pueda ser que la persona pueda entender pero no sea capaz de pensar en las palabras para hablar o escribir. Una persona con disartria conoce las palabras correctas pero tiene problemas para decirlas en forma clara.

  • No tiene conciencia o ignora cosas del lado afectado (negligencia corporal o desatención). A menudo la persona no gira a mirar al lado afectado o más aún come la comida solo del lado no afectado.

  • Dolor, adormecimiento, o sensaciones extrañas esto puede hacer difícil para la persona relajarse y sentirse cómodo.

  • Problemas con la memoria, el pensamiento, la atención o el aprendizaje (problemas cognitivos) el paciente puede tener problemas con muchas actividades mentales o algunas pocas. Por ejemplo, la persona puede tener problemas para seguir directivas, puede confundirse si algo en el cuarto es movido, o no puede seguir el recorrido del objeto del tiempo o de las fechas.

  • No es consiente de los efectos del ACV la persona puede mostrar poco criterio tratando de realizar cosas poco seguras como resultado del ACV.

  • Problemas con la deglución lo que le dificulta a la persona para alimentarse bien, y las personas que los cuidan deben tener mucho cuidado con la aspiración de comida al tragar.


  • Problemas con el control de intestinos y vejiga estos pueden sobrellevarse con orinales portátiles, pañales u otros equipos apropiados.

  • Se cansan rápidamente Esto puede limitar la participación de la persona y su colaboración activa en el programa de rehabilitación.

  • Repentinos estallidos emocionales, como risas, llanto o enojo. Estas emociones pueden indicar que la persona necesita ayuda, entendimiento, soporte para adaptarse a los efectos del ACV.

  • Depresión esto es común en personas que han tenido ACV.Esto puede darse muy temprano luego del ACV o muchas semanas después y los miembros en darse cuenta.